LA MUJER DE POTIFAR Y JOSÉ ¿Por qué intentó violar a José la mujer de Potifar?

por el Dr. Ángel Duarte Martinez

José Huyendo de la Esposa de Potifar
Génesis 39:10-12 [Versión Israelita Nazarena]
10  Y a pesar de lo mucho que ella presionaba a Yosef día tras día, él no cedió a su pedido de que se acostara con ella, y estuviera con ella. 
11  Uno de esos días, él entró en la casa a hacer su trabajo. Como no había nadie de la familia adentro, 
12  ella lo agarró por la ropa y dijo: “¡Acuéstate conmigo!” Pero él le dejó el manto en la mano y se alejó y salió huyendo. 

La mujer de potifar intentó seducir a Potifar. Pero ¿quién era Potifar?
Veamos lo que dicen las Ecrituras referente a Potifar en Genesis 37:36
[RV – Reina Valera 1960] Y los madianitas lo vendieron en Egipto a Potifar, oficial de Faraón, capitán de la guardia. 
[Nueva Versión Internacional] – En Egipto, los madianitas lo vendieron a un tal Potifar, funcionario del faraón y capitán de la guardia. 
[Biblia textual 3ª edición] – Mientras tanto, los madianitas lo habían vendido en Egipto a Potifar, eunuco de Faraón, jefe de los guardias
[Biblia Jerusalén 2001] – Por su parte, los madianitas, llegados a Egipto, lo vendieron a Putifar, eunuco del faraón y capitán de los guardias 

La palabra que se ha traducido a veces como ‘oficial’, a veces ‘funcionario’ y también ‘eunuco’ es la palabra ’«sarís». En hebreo esta palabra de usa para el término eunuco. Algunas traducciones nos hacen perder  el sabor de las palabras y no interpretan correctamente el significado. La palabra «sarís» aparece más de 50 veces en las Escrituras y es la palabra clave para poder analizar sobre el grado de culpabilidad de la esposa de Potifar al querer violar sexualmente a José.
Para poder entender este pasaje bíblico tenemos que entender lo que es un «sarís» (eunuco). 
{Strong H5631 – סָרִסsarís; de una raíz que no se usa que significa  castrar; eunuco; por implicación ayuda de cámara (específicamente de los apartamentos de mujeres), y así, ministro de estado – eunuco, oficial}

Entre los varios tipos de eunucos estaban
   a) aquellos que nacían sin afecto natural hacia las mujeres. Estas personas eran castradas porque no daban uso a su órgano sexual. Estos eran usados por los reyes y faraones para cuidar del harén porque eran muy diestras en cuanto a detalles, estética, buenos modales etc. y no eran una amenaza para el rey porque no tenían un afecto natural hacia las mujeres
   b) aquellos que eran hechos eunucos cuando un rey quería nombrarlos para formar parte de su gabinete. Si alguien, aun teniendo su pareja, era nombrado por un rey para formar parte de su gabinete por ser inteligente, valiente o preparado a cierto nivel académico, cultural, militar etc. se le amputaba su órgano sexual. ¿Por qué eran amputados? En aquella época los reyes iban a la guerra a veces durante varios años y los reyes opuestos acostumbraban mandar mujeres bellas para extraer información y secretos de los funcionarios para vencer al enemigo; si eran eunucos no caían víctimas de la seducción.
Tenemos en la Biblia miles de eunucos. Todas las personas que vemos como altos funcionarios y personas cercanas a los reyes tuvieron que pasar por ese proceso.
– Daniel siendo jovencito fue hecho eunuco por eso no oimos hablar de la descendencia de Daniel.
– Nehemías que era el copero del rey pasó por el proceso de la castración.
– el copero y el panadero del faraón igualmente eran eunucos.

Entonces ¿Qué pasa con Potifar? En la versión hebrea de la Escritura la palabra Potifar está junto a la palabra «sarís» (eunuco),  en otras palabras Potifar fue castrado y no reunía las condiciones sexuales óptimas para poder satisfacer a su mujer. Lo que ella hizo estaba mal pero si lo analizamos, a esta mujer le faltaba afecto, le faltaba satisfacción sexual y esto le motivó a querer seducir  al ver al joven hebreo de hermosa presencia y bello rostro para tener relaciones sexuales con el. Esta es la causa principal de este suceso. 
CONCLUSIÓN
Potifar era un eunuco y por lo tanto no podía satifacer a su  mujer sexualmente y eso la llevó a querer seducir a José.